lunes, 30 de mayo de 2016

MIEDO A HABLAR EN PUBLICO

Entrevista a Axel Persello, Director de IAFI, quien dirige un programa de oratoria en su instituto, nos brinda una mirada desde la PNL, y desde otros enfoques sobre uno de los síntomas más comunes a la hora de hablar en público.

P: ¿Cuántas personas sienten algún tipo de miedo, nervios e incluso pánico, al hablar en público?

R: Muchas, más de las que creemos. Si tengo que decir un número, estimo que el 80% de la gente siente alguno de esos síntomas.



P: ¿A qué se debe el miedo a hablar en público?

R: Está claro que se relaciona con inseguridades. El problema no son las inseguridades, sino el no poder aceptarlas como tal. Hay una relación directa con dos palabras: vulnerabilidad y perfeccionismo. A veces en los cursos nos damos cuenta que todos experimentamos eso, y cuando nos damos cuenta, la gente repentinamente comienza a hacer bien sus presentaciones frente a ese grupo. Como saben que todos están en la misma situación, algo en su cerebro dice “acá todos están como yo, no hay problema, no quedaré mal”.

P: Mencionaste vulnerabilidad. ¿Podrías explayarte un poco más sobre esta palabra?

R: Claro, más allá de cualquier definición o de su etimología, se relaciona con el miedo a que descubran que no soy perfecto, que tengo errores, que no soy como se supone que debería ser. Esto no solo ocurre en la oratoria, lamentablemente ocurre en todos los ámbitos de la sociedad actual.

P: ¿Qué hay sobre el perfeccionismo?

R: La famosa vara alta. Es un patrón de comparación con un ideal, no con algo real. Quiero decir que me comparo con lo que debería ser (irreal), y no con otra persona (real). Ese ideal es un mandato social y familiar. Es el perfeccionismo el que no nos permite ser vulnerables.

P: ¿Qué se puede hacer respecto al perfeccionismo y a la vulnerabilidad?

R: Afortunadamente hay mucho por hacer. Lo primero es re-encuadrar esta situación: ser vulnerables nos hace más perfectos. Aunque el problema está en que, a pesar de entenderlo, seguimos haciéndolo.

P: ¿Y cómo hacemos para aceptar definitivamente la vulnerabilidad?

R: Es un tema amplio, del que se pueden ocupar otras ciencias, como la psicología social y la antropología. Porque el ser humano no está genéticamente preparado para ser vulnerable. En tiempo prehistóricos, o en los animales, dentro de una manada, ser vulnerable era señal de debilidad. Pero eso era antes, cuando podías quedarte sin una hembra, o ser comido por otro animal. Hoy los cambios son tan rápidos que nuestro cerebro no llega a adaptarse.

P: ¿Cómo es que nuestro cerebro no llega a adaptarse?

R: No es nada nuevo, ya lo decía Carl Sangan en su famoso calendario, los avances son exponenciales, los cambios cada vez son más rápidos. Sumado a las teorías de Darwin sobre la supervivencia del más apto, podemos concluir que hoy en día ser vulnerable es algo que puede ser bien visto, pero que nuestros genes no tienen esa información. Nuestro mundo emocional aún no está lo suficientemente desarrollado para reaccionar adecuadamente ante situaciones desprevenidas. Cuando las cosas nos salen mal por estar vulnerables, experimentamos enojo, culpa y tristeza.

P: ¿Qué emoción debería ser la adecuada?

R: Creo que la compasión con nosotros mismos es la más adecuada. Pero no sabría explicarla, solo puedo experimentarla.

P: ¿Es cómo la lástima?

R: En absoluto. Hay una creencia social que las relaciona directamente, pero en la lástima nos colocamos un peldaño más arriba del otro. Es como decir “pobrecito aquel”. La compasión no genera ese lenguaje. El lenguaje que tenemos sobre el mundo emocional no permite describir adecuadamente la compasión. Creo que me estoy desviando del tema porque ya siento ganas de citar a Echeverría. Estoy hablando del fin de un paradigma y la entrada de uno nuevo.

P: Cuando mencionas que sucede en otros ámbitos, además de la oratoria, ¿a cuáles te refieres?

R: No sé, se me ocurre ahora situaciones de amor. Tenemos miedo a amar muchas veces, miedo a que no nos correspondan. El ser humano trabaja constantemente con generalizaciones. Si amé a alguien y me lastimó, entonces la próxima vez tendré más cuidado.

P: ¿Qué hay de malo en eso? ¿Acaso no es un aprendizaje?

R: No digo que no haya que aprender, el problema es que aprendemos equivocadamente. Porque solemos movernos entre extremos. Las personas nos movemos del blanco al negro, aún nos falta mucha educación para experimentar los grises. Siguiendo ese ejemplo, puedo esperar a asegurarme que el otro me ame para permitirme amarle. Y aquí podría pasar que el otro se fue antes, o que estuve sufriendo por no expresar o por negar lo que siento. Y luego ¿qué hago? Vuelvo a entregarme por completo. Es una mirada mía, muy personal que he compartido con otras personas en grupos de discusión. No es necesariamente la verdad. ¨Pero nos estamos desviando hacia el campo de las “expectativas altas”.

P: Hasta ahora has hablado sobre emociones, pero ¿qué otras cosas le pasan a una persona cuando tiene que hablar en público?

R: Si no hablamos de emociones podemos hablar del cuerpo y de procesos cognitivos del pensamiento. La gente se dice cosas asimisma de forma muy inconsciente, como, por ejemplo: “Voy a hacer el ridículo”, “me voy a olvidar todo”. O crean imágenes mentales donde el público se está riendo, o se ven a ellos mismos tratando de salir corriendo de ahí.

P: ¿Y qué pasa con el cuerpo?

R: El cuerpo, las emociones y el lenguaje van de la mano. No puedes tener un cuerpo que proyecte confianza mientras estás sintiendo miedo. Algunas personas tratan de disimular el miedo con posturas corporales, pero te delata igual. Tarde o temprano se proyecta una incongruencia. Puede ser también por los cambios agudos en el tono de voz, o cierto tartamudeo.

P: Leí que practicando posturas corporales antes de presentarte puedes hacerlo mejor. ¿Es cierto?

R: En parte sí. Es una herramienta que ayuda, pero varía dependiendo de la persona y de la intensidad de las emociones. Como mencioné antes, el cuerpo y las emociones van de la mano, entonces practicando apertura, meditando, saltando, o lo que cada uno necesite, puede modificar su estado emocional. Pero no se puede determinar cuánto durará esa emoción. Creo que es para personas que ya tienen cierta educación emocional y consciencia corporal.

P: ¿Qué mensaje le darías a quienes leen esta nota y tienen miedo a hablar en público?

R: Que puedo asegurar que eso se soluciona. Y qué requiere voluntad. Yo mismo cuando exponía en la universidad entraba en pánico. La primera vez que di un taller en público me bebí un vaso de vodka antes, tenía mucho miedo. Pero con el tiempo, fui reforzando la creencia de que podía hacerlo bien, cada vez más, hasta que un día todo ese miedo desapareció. Creo que se asemeja a aprender un idioma: por mucho tiempo tienes que traducir en tu cabeza lo que tienes que decir, hasta que un día repentinamente estás pensando en ese idioma.

P: Gracias. No imaginaba lo del vodka.

R: No se lo cuentes a nadie.


Además de ser el director y fundador del Instituto Americano de Formación e Investigación, Axel Persello es Ingeniero Industrial, Trainer en Programación Neurolingüística, Coach Ontológico y Gestaltista en Organizaciones.

lunes, 18 de abril de 2016

Curso Coaching Ontológico en Bogotá - Desaprender para Aprender


No te empeñes tanto en educar a los niños, empéñate en educarte a ti mismo y los niños serán bien educados.



Este enlace es útil si buscar temas relacioandos a la educación, al niño interior, a los procesos de aprendizaje, la educación emocional o inteligencia emocional y como afecta al adulto, Los procesos de coaching se relacionan con aprendizajes olvidados o sustituídos por hábitos menos efectivos y explicaciones en vez de fenómenos. Coaching ontológico en Buenos Aires o en Bogotá Colombia.

sábado, 26 de marzo de 2016

PREGUNTAS SOBRE COACHING

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE EL COACHING (FAQ)

De mi puño y letra quiero responder algunas preguntas comunes, y que se repiten, respecto a lo que se espera y ofrece una formación de Coaching. Aquí puedes evacuar dudas acerca de la salida laboral, que significa la ontología, cuántos tipos de coaching hay, qué significa el aval, y otras cuestiones que son importantes a la hora de decidirse.

Recuerdo cuando yo estaba buscando información, que aún, siendo Trainer en PNL, y estando en el rubro, había ciertas cuestiones qué no terminaba de entender. Hoy tengo un panorama mucho más claro (aunque sigo aprendiendo) y decidí compartirlo. Espero sea bien recibido, lo escribo desde mi mirada, y por supuesto, no es la verdad, sino mi opinión. Es conveniente comparar con otras fuentes de información también.

Axel Persello – Director de IAFI



¿A qué me habilita el título de Coach?

Esta respuesta puede resultar llamativa. Porque la respuesta se centra en el significado que asignamos a la palabra habilitar. Cualquier persona puede ser Coach, aún sin haber hecho un curso de coaching. Coach significa entrenador. Cualquiera de nosotros que quiera ofrecerse cómo coach puede hacerlo. No hay ninguna legislación que prohíba a una persona que ejerza como Coach. A diferencia de un psicólogo, que necesita una matrícula habilitante emitida por el Ministerio de Salud (si trabaja en consultorio), y que, además el ministerio mencionado, le solicitará su título de Psicólogo emitido por el Ministerio de Educación de la Nación, el coach no requiere de esta facultad o de esta matrícula. La respuesta entonces es: El título de Coach no es habilitante a nivel ejercicio de profesión, porque no existe tal cosa.

Ahora bien, hecha esta salvación, de más está decir, que considero que sería una falta de ética total que una persona sin estudios y preparación, trabaje como Coach. Pero eso es otra cosa que se aparta de esta pregunta inicial.




¿Qué diferencia existe entre una Carrera Oficial de Coaching y un Curso de Coaching?

Mantener mi objetividad será difícil en este caso, dado que como Director de IAFI, he decidido, tanto para PNL como para Coaching, no suscribir a IAFI al formato de carrera terciaria. Voy a exponer los motivos de mi decisión a continuación:
1-     El título es emitido por el Ministerio de Educación de la CIUDAD DE BUENOS AIRES. Personalmente, me gustaría que aclarasen que se trata del Ministerio de la Ciudad – Resolución tipo SSGECP -  y que NO SE TRATA del Ministerio de la NACIÓN – Resolución del Consejo Federal CFE. Tal como se promociona, se suele entender que es emitido por el Ministerio de Educación de la Nación, como un título de medicina.

2-     Seas Técnico en Coaching, o seas, Coach Certificado por un instituto, lo que importa es, dónde y cómo aprendiste. Ya que, como explique antes, el título no habilita. Lo mismo que puede hacer un técnico, lo puede hacer un no-técnico, porque la legislación no indica lo contrario.

3-     El Ministerio de Educación de la Ciudad, para transformar un curso en tecnicatura, exige que la carrera dure tres años. El resultado termina siendo, a mi entender, un relleno con otras materias que, si bien pueden ser de interés, como Antropología, Piscología, Planeamiento Estratégico, etc., se relacionan con formación académica. Y este es el punto de quiebre. IAFI no se sustenta tanto en lo académico, sino en la transformación. No nos interesa tanto el conocimiento, sino la sabiduría. Es decir, el conocimiento en la piel. Continuando con las analogías, en mi formación como ingeniero, no fue hasta trabajar en empresas de ingeniería, que entendí lo que era ser ingeniero. Lo que había estudiado en la universidad por supuesto que fue una base, pero la sorpresa fue cuando estuve en el campo, frente a frente con los problemas reales. Creo que el Coaching es así. Eres coach cuando tienes una persona llorando enfrente tuyo y conectas con la compasión. Eres coach cuando una persona requiere expresar su enojo y puedes sostenerlo. Saber sobre la tristeza o sobre el enojo, no es lo mismo que sostenerlas. Todos sabemos eso. Y IAFI no forma académicamente para que luego sus egresados lo practiquen. IAFI hace que sus alumnos lo vivan durante el curso.

4-      La tecnicatura exige que se curse por materias, a diferencia del tradicional curso de coaching, que es “un todo”. Pedagógicamente, fragmentar es necesario. Pero no por materias. El proceso es un continuo. Se fragmenta el aprendizaje en etapas, pero siempre desde un coach. Fragmentar por materias, significa que hoy eres un estudiante de antropología, y mañana eres un estudiante de estrategias, y pasado mañana de coaching. A mi entender, el proceso se interrumpe.

5-     Considero que muchas personas optan por la tecnicatura porque les otorga un título oficial. Con todo el respeto, en algunos casos esto responde a necesidades egoicas, es decir, poder sostener que tienes una carrera terciaria. Lo entiendo perfectamente. En el curriculum u hoja de vida, también puede ser una ventaja. Si bien este es un punto a favor, insisto en la necesidad de observarnos y elegir, si queremos formarnos adecuadamente o queremos sostener un título. Y con esto no digo que las instituciones que ofrecen la carrera terciaria no sean buenas. Solo advierto de no caer en la tentación.


¿Para qué sirve una certificación internacional?


Al igual que con la tecnicatura, de la cual vengo hablando, con las certificaciones o avales internacionales puede suceder algo similar. Muchas personas se centran en el hecho de que el diploma contendrá un sello adicional de una institución extranjera. Esto es cierto, pero nuevamente, eso es solo una formalidad que puede alimentar el ego, el CV u hoja de vida. Lo más importante de una certificación internacional, es que el programa debe cumplir con los requisitos que exige la Asociación Internacional que avala los programas. Es importante, no solo investigar a la institución educativa, sino también a la asociación que le avala. El público en general desconoce que hay asociaciones que con solo pagarles un dinero avalan el programa, sin exigencias de ningún tipo.  

¿Cuál es la mejor opción para ser un buen Coach?

En mi opinión, el Coach debe haber hecho un trabajo personal interior antes de ejercer. Hoy día todos sabemos que se ofrecen cursos on-line, e incluso presenciales, de 20 0 40 horas de duración. Estos cursos para mí opinión, degradan la profesión. He escuchado la frase “el coaching está prostituido”.

Quisiera hacer una analogía: Una persona quiere portar un arma, y le ofrecen dos cursos para conseguir la habilitación. El primer curso le ofrece 8 horas de tiro al blanco, más una lectura sobre los riesgos de portar el arma. Cuesta U$S 20 dólares. El segundo curso, le ofrece tres meses de preparación continua, asistiendo 2 veces por semana a diferentes pruebas. No solo de tiro al blanco, sino de armado y desarmado del arma, simulacro de situaciones de emergencia, y otras pruebas más. Complementan con lecturas sobre la consciencia de tener un arma encima. Incluye un test psicológico, el uso del arma en diferentes estados emocionales, y, por último, alternativas previas a elegir antes de usar el arma en cuestión. Cuesta U$S 200 dólares.

Tu hijo es amigo de la persona que adquirió la portabilidad del arma. ¿Qué curso te hubiera gustado que tome esa persona? ¿El de 20 o el de 200 dólares?
Sin embargo, si dividiéramos al público en dos, tendríamos una gran parte que elegiría el de 20 dólares y otra parte que tomaría el de 200 dólares. Hay muchas razones para elegir el de 20 dólares. Es más económico, más rápido, puedes seguir con tu día a día, es sólo un trámite. Tu sólo quieres la habilitación, consideras que estás listo, y el curso es solo una obligación. Por suerte, otras personas toman consciencia de sus limitaciones y elegirían el de 200 dólares. Saben que estarían bien preparadas, pueden reconocer que les vendrá bien aprender más, que nunca habían pensado en la emocionalidad cuando tienes un arma. El curso se vuelve en cierto momento, más importante que la portabilidad del arma.

Lo mismo sucede con el Coaching. Hay persona que quieren hacer el curso sin mucho esfuerzo. Consideran que ya están aptos para ser coaches (lo que se denomina ceguera cognitiva).  Imagina la diferencia que existe entre un Coach formado online en 40 horas y un Coach con un curso presencial, que trabajo su mundo emocional, su corporalidad, además de su lenguaje, y recibió 300 horas de capacitación. Y en general, estas formaciones, exigen exámenes rigurosos que validan, no solo la asistencia al curso, si no que la persona adquirió los conocimientos y que ha hecho un trabajo de transformación personal.

¿Cuáles son los límites del Coaching? ¿Cuál es la línea que separa el coaching de la psicología?

Más allá del tipo de coaching (sistémico, ontológico, de pnl, etc.) es importante comprender que hay limitaciones. Es importante saber decir NO. Delegar a otros especialistas más aptos para ciertas personas. El coach no debería trabajar patologías. Y no hace falta saber sobre patologías, porque podemos preguntarle a nuestro coachee por sus antecedentes. Si toma o ha tomado medicación.

Vuelvo a la analogía: anteriormente mencione que coach significa entrenador. Ahora, supongamos que somos entrenadores de un equipo de futbol, y nuestra tarea es motivar al equipo. Lograr que cada jugador saque sus recursos, que se dé cuenta de sus propias limitaciones, de sus creencias o juicios limitantes. Esto es lo que haría un entrenador. Pero si uno de sus jugadores tiene ataques de pánico, el entrenador le pedirá que haga una consulta psicológica o psiquiátrica. ¿no es así? ¿Por qué será que hay coaches que trabajan con depresiones graves, o personas con brotes psicóticos o esquizofrenia? No es por querer hacerles daño o por usufructuar con ellas. A mi entender, es por no saber decir “no puedo con esto”. El coach siempre tiene el beneficio de la interconsulta. Un coach que sabe decir que no, es una persona que sabe decir que no. Vamos a ponerlo al revés. ¿A quién le agrada tratar con una persona que siempre nos dice que “si”, aun cuando quiere decir “no”? Por eso es importante transformarse como persona antes de ser coach, para trabajar este tipo de actos lingüísticos, denominados Declaraciones Fundamentales.

¿Qué es el Coaching Ontológico?

En griego, Onto significa Ente, por ende, la Ontología es la rama de la filosofía que se ocupa del estudio de los Entes. Así como el amante ama, el pudiente puede, el Ente Es. Esto incluye a los seres humanos, pero también a todas las cosas e ideas, lógicas o no, como una montaña, la raíz cuadra de 2, la madera de hierro, y Sancho Panza.

Podemos afirmar entonces que el Coaching Ontológico se ocupa del ser que somos. Y la ontología del lenguaje, estudia la manera en que el lenguaje afecta al ser que somos. No solo lo afecta, lo transforma a él y a su realidad. Por eso, se dice que es un coaching transformacional.

Haciendo una bajada más pedagógica, el Coach escucha el problema que trae el coachee, y guía al coachee para que observe cómo ese problema puntual tiene que ver con su ser de este presente. Y continúa guiándolo, para que transforme su ser, lo que se conoce como devenir. El devenir es la piedra fundamental de la Coaching Ontológico.

Por ejemplo (y haciendo supuestos), si una persona nos menciona que tiene problemas con su jefe, en otro tipo de coaching, puede trabajarse como objetivo resolver únicamente ese problema. En la ontología, le mostramos al coachee cómo ese problema se le repite en otras áreas de la vida. El coachee comienza a darse cuenta que no es el problema con su jefe, sino que es un patrón aprendido que se repite con cualquier figura de autoridad. De esta forma, en la ontología trabajamos a un nivel del “Ser que Es” el coachee. Modificando la forma de relacionarse con todas las figuras de autoridad, solucionará el problema inicial que trajo.

¿Qué diferencia hay entre coaching sistémico, ontológico, life coaching o business coaching?

Coaching Ontológico y Coaching Sistémico son estilos de Coaching. Life Coaching o Business Coaching son áreas de trabajo. Tu puedes haberte formado en cualquier tipo de coaching, y dedicarte al Coaching de vida o al Coaching de negocios. A veces se confunden el tipo de formación con las áreas de trabajo.

¿Cuál es el factor esencial a tener en cuenta en una formación de coaching?

Desde mi opinión, cualquier formación de coaching tiene que tener trabajo corporal. Casi todos nosotros creemos que el razonamiento correcto nos llevará a conclusiones o decisiones acertadas. Sin embargo, desde mi creencia y sustentado por la antropología, primero decide el cerebro límbico, el de las emociones. Las emociones están grabadas en el cuerpo. Nuestro cuerpo a lo largo de nuestra historia actúa de forma inconsciente a diferentes estímulos. Por ejemplo, podemos darnos cuenta por la corporalidad si una persona es tímida o confiada. Cuando somos tiernos nuestro cuerpo toma una postura diferente a cuando estamos cerrados. Y esto no lo podemos manejar desde el pensamiento. Investigar nuestra propia corporalidad es un paso fundamental para devenir en el ser que queremos ser. Debido a la historia de nuestra cultura seguimos sosteniendo que el lenguaje es lo único importante, pero cada vez más, ese paradigma se está modificando. El lenguaje es lo más importante porque con el construimos relaciones, y aún más, realidades. Pero nuestro lenguaje parte de nuestra corporalidad y emocionalidad. En forma analógica, es como tener un coche último modelo con el motor roto. Por más lindo que sea por fuera, si no tiene un buen motor nunca podremos lucirlo. El motor es nuestro cerebro límbico.

Espero que sea de utilidad. Todo lo escrito aquí, no es la verdad, es la opinión subjetiva del autor, basada en su experiencia y camino personal, como formador y coach, pero especialmente, como persona.

Afectuosamente,

Axel


Este enlace es útil si busca cursos de coaching ontológico en capital federal, o en buenos aires o cualquier curso de coaching en Argentina. Si desea saber la diferencia entre ontología y otros tipos de coaching para poder decidir que tipo de coaching estudiar. También será últil si desea conocer de donde viene la ontología y su relación con la filosofía. Avales a tener en cuenta si desea realizar una formación de coaching. La importancia del cuerpo y la emoción en el coaching, y los diferentes programas que se ofrecen. A la hora de tomar la decisión sabemos que es importante donde estudiar y qué clase de curso o posgrado de coaching realizar. No dude de consultar por los respaldos internacionales en cualquier lado.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Cursos de Coaching en Argentina

FORMACIÓN EN COACHING ONTOLOGICO

COACHING ONTOLOGICO PROFESIONAL 

AVALADO DE FORMA INTERNACIONAL


Esta formación se puede cursar tanto en la sede de Buenos Aires como en la sede de Bogotá, y consta de 18 días presenciales más trabajos individuales. La modalidad de cursada está planteada para que puedan asistir personas que vivan en culaquier región, teninedo que presentarse solamente a los 4 encuentros que se detallan en el folleto informativo.

Al terminar la formación recibes credenciales de Coach Ontológico, avalado por la Asociación Euroamericana de Profesionales del Coaching (AEAPro) y la International Association for Neurolinguistic Programming (IANLP).


“Uno de los valores de IAFI es que si quieres ser coach primero trabájate a ti mismo. A mi entender ser coach, ser coachee o ser persona es lo mismo. Este es un curso de cambio en el “ser” que eres, y no, en tu “hacer”. Por esta razón gran parte de la formación está dedicada al crecimiento personal y a tu transformación. Ser Coach no es ejercer técnicas, es estar disponible para los demás; no solo desde tu mundo racional sino también desde tu mundo emocional.”
Ing. Axel Persello

Se trata de una formación internacional basada en los principios del Coaching Ontológico, y acompañado por herramientas de la PNL y técnicas expresivas de la Gestalt y el Teatro Terapéutico,orientada al Life Coaching y Business Coaching.

En estos videos, Axel Persello, Presidente de IAFI, te explica cómo es el coaching de IAFI, qué se espera de un Coach y qué diferencia hay entre PNL y Coaching. Podrás evacuar muchas dudas.



Segunda Parte


  
ELIGE TU SEDE MÁS CERCANA
Argentina: Solicite información por mail a cursos@iafi.com.ar o por teléfono al (+54 11) 4806-9015
Colombia: Solicite información por mail a cursos@pnliafi.com.co o por teléfono al (+57 1) 759-9352  

Ex alumnos de IAFI que hayan obtenido su diploma de Practitioner, Master o Trainer consultar por condiciones especiales.

“Sé que hay cursos de coaching más breves y el hecho de que nuestro curso requiera, además de 18 días presencales a lo largo de un año, cerca de 200 horas más de trabajo, lo vuelve un producto más vulnerable contra la competencia, pero es la única manera de formar coaches como los que IAFI quiere ver y enorgullecerme. Es un desafío transformar a una persona en tan poco tiempo"
 Ing. Axel Persello
Coordinador del Programa:
Ing. Axel Persello, Coach acreditado por la ICF (International Coach Federation), la AAPC (Asociación Argentina de Profesionales del Coaching), Coach de PNL acreditado de la Asociación Internacional de PNL como (NLP-Coach), y acreditado por la Asociación Euro Americana de Profesionales del Coaching. Además de Trainer en PNL entrenado por Robert Dilts en California, luego continuó sus estudios con Stephen Gilligan (discípulo de Milton Erickson) en San Diego. Gestaltista en Organizaciones.
Participarán de esta formación el equipo docente de IAFI, Coaches mentores y otros profesionales invitados especializados en diferentes áreas.

Contáctanos y te enviaremos el archivo con todos los detalles que necesitas saber. Infórmate bien. Envía un mail a cursos@iafi.com.ar ahora y te contestaremos en minutos o por teléfono al (54 11) 4806-9015.

Sugerimos que visites nuestra página de avales internacionales y nuestra página de prensa en estos enlaces. 

Este post es útil si buscas cursos de coaching en argentina, estudiar coaching, formación de coaching, escuela de coaching, que es un coach, coaching de IAFI, coaching y pnl, diferencia entre coaching y pnl, coaching en buenos aires, coaching icf, estudios de coach, que es coaching